¿Como propietario de un edificio e industria que obligaciones tengo en calidad ambiental?

Si el edificio tiene una potencia térmica nominal, en frío o calor, sea mayor que 70 kWs, se deberá tener un proyecto de mantenimiento de la instalación de climatización y ventilación destinadas a atender la demanda de bienestar e higiene de las personas en cualquier tipo de edificio, incluso edificios de uso industrial.

¿Que normas y legislación están implicadas en la calidad ambiental?

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, RITE, establece las exigencias de eficiencia energética y seguridad que deben cumplir las instalaciones térmicas en los edificios para atender la demanda de bienestar e higiene de las personas tanto en las fases de diseño, dimensionado y montaje, como durante su uso y mantenimiento.

La norma UNE 100.012 de higienización del sistema de ventilación y acondicionamiento de aire define con qué periodicidad hay que vigilar la red de conductos y las unidades de tratamiento de aire. Va más allá e indica los valores máximos de contaminación (biológica y de materia particulada) que pueden admitirse, lo cual no es habitual en cuestiones microbiológicas –fijar valores de recuento de microorganismos a partir de los cuales se considera contaminado y por debajo de ellos, no–. También define de forma general cómo debe llevarse adelante un proyecto de higienización o descontaminación en un sistema de ventilación y acondicionamiento de aire.

El Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación, en su Artículo 13 indica qué operación estamos obligados a hacer en las nuevas instalaciones, y con qué periodicidad.

¿Porque las limpiezas del sistemas de extracción de humos minimiza los riesgos de incendios ?

La grasa es un combustible inflamable natural, la acumulación de grasas en el interior del plenum de la campana extractora, interior de conductos y motores de extracción, hace que en estas zonas sean propensas a que se produzcan riesgos de incendios producidos por el calor y las llamas que se generan en los propios cocinados